jueves, 13 de septiembre de 2018

Comunicado de Autonomía Obrera y CGT sobre el contrato de Navantia y Arabia Saudí

Autonomía Obrera y CGT Cádiz rechazan “la venta de material bélico a Arabia Saudí”
"El horizonte industrial de la bahía no puede salvarse a costa de la guerra y la sangre de miles de civiles inocentes en otros territorios de nuestro planeta", expresan en su comunicado. 12 septiembre, 2018

Los sindicatos Autonomía Obrera y CGT de Cádiz, organizaciones que cuentan con los servicios jurídicos de Autonomía Sur, han publicado el siguiente manifiesto sobre la noticia acerca del contrato de las corbetas para el gobierno de Arabia Saudí:

No a la venta de material bélico a Arabia Saudí

Ante las movilizaciones que, a propuesta de su Comité de Empresa, llevaron a cabo el pasado viernes una parte del colectivo de trabajadores/as de Navantia-San Fernando, desde las Secciones Sindicales de Autonomía Obrera y CGT del Hospital “Puerta del Mar” queremos manifestar públicamente lo que sigue:

-Que ambas Secciones Sindicales rechazamos tajantemente tales movilizaciones por su gravísimo contenido insolidario y belicista, ya que lo único que, en última instancia, se persigue con ellas es imponer al gobierno central un cambio de postura en su decisión de anular la venta a Arabia Saudí de un pedido de 400 bombas de precisión laser por el temor a que ello pudiese implicar la anulación por ese país del contrato firmado en julio para la construcción de cinco corbetas.

-Que para los abajo firmantes la lucha de los trabajadores/as por sus derechos y por el empleo no puede emprenderse nunca a cualquier precio, ni bajo cualquier bandera reivindicativa, sino que debe tener siempre como límites muy claros la obligación de que el objetivo de una lucha o el acuerdo concreto con que se cierre no conlleve nunca el deterioro de los derechos laborales de otros trabajadores y, menos aún, menoscaben los derechos humanos de otros colectivos o pueblos. Todo lo que se salga de esa simple exigencia, por mucha apariencia reivindicativa que presente (cortes de tráfico, neumáticos ardiendo, etc.) no sólo no es una lucha obrera real, sino que constituye en el fondo una movilización reaccionaria y una expresión gravísima de insolidaridad e incoherencia que nada tienen que ver con las luchas históricas del movimiento obrero.

-Que, a tal efecto, resulta obligado recordar a quienes se movilizaron el pasado viernes, a sus líderes sindicales y a todos cuantos desde la tribuna pública les han jaleado sin pudor en estos días, algunas circunstancias internacionales que organizaciones como la ONU, UNICEF, CRUZ ROJA, AMNISTÍA INTERNACIONAL, INTERMON OXFAN o GREEN PEACE no han cesado de denunciar reiteradamente y que son las que siguen:

-Que, desde hace 3 años, Arabia Saudí encabeza una coalición militar que mantiene una guerra extrema contra en territorio de Yemen que ha provocado ya la muerte de más de 6.000 civiles (de los que 2.400 eran niños), 50.000 personas han resultado heridas, y tres millones de ciudadanas/os yemeníes se han convertido en desplazados dentro de su propio país.

-Que, como consecuencia de esa guerra impuesta por EEUU y Arabia Saudí, Yemen sufre actualmente una de las mayores crisis humanitarias del mundo, con al menos 22,2 millones de personas (el 83% de su población) necesitadas de ayuda humanitaria para subsistir y más de un millón de presuntos casos de cólera. La guerra de Yemen (promovida por EEUU y Arabia Saudí y denominada “la guerra invisible” por el aislamiento informativo que sufre) representa hoy día la mayor crisis humanitaria que se vive en el mundo.

-Que hace tan sólo un mes, el pasado 9 de agosto, UNICEF y CRUZ ROJA informaron que la coalición dirigida por Arabia Saudí perpetró un ataque aéreo en Yemen que causó 50 muertos y 77 heridos; uno de los objetivos del ataque fue un camión ocupado por niños que se dirigía a una escuela, de ahí que al menos 29 de esas víctimas fueran niños menores de 15 años. Y pocos días antes, el 2 de agosto, el bombardeo en un mercado y un hospital cercano en a la ciudad de Al Hudeida dejó más de medio de centenar de muertos (de los que 6 eran menores y 4 mujeres) y más de cien heridos. Según Intermon Oxfan, agosto ha sido el mes más sangriento para la población civil de Yemen en lo que va de año. A fecha del 31 de agosto, un total de 981 personas civiles habían resultado heridas o perdido la vida, incluidos 300 niños y niñas.

-Según datos oficiales facilitados por Amnistía Internacional, entre 2015 y junio de 2017 (últimos datos disponibles), España autorizó 202 licencias de exportación de armas a Arabia Saudí, Bahréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Marruecos y Qatar, integrantes de la coalición militar encabezada por Arabia Saudí que bombardea Yemen. El valor de esas autorizaciones de exportación de armas en ese período ascendió a 1.569 millones de euros y el importe de las exportaciones realizadas es de 1.229 millones de euros. Como denuncia AI, esa cantidad supone casi mil veces más que la destinada a ayuda humanitaria a Yemen desde el inicio del conflicto, que ascendía a 1,3 millones de euros hasta diciembre de 2017.

-Que, por lo que respecta en exclusiva a Arabia Saudí, debe recordarse que esta dictadura es el 5º mayor cliente armamentístico de España y que sólo entre 2015 y junio de 2017 vendimos armas por valor de 728,5 millones de euros, entre las que se encuentran las 400 bombas de precisión laser susceptibles de utilizar contra la población civil de Yemen, que son el resultado de un contrato firmado en 2015 por el anterior gobierno del PP por valor de 9,2 millones de euros.

-Que, así mismo, ambas Secciones Sindicales lamentamos profundamente la extrema tibieza, cuando no la clara y sonora complacencia, con que se han manifestado en relación a estas movilizaciones los máximos líderes de las organizaciones de izquierda en nuestra comunidad y nuestra ciudad. De Dña. Susana Díaz (PSOE de Andalucía) era de esperar su pronunciamiento claramente a favor de todas las rectificaciones que fueran precisas para salvar el contrato de las fragatas con Arabia Saudí, sobre todo si con esa posición se atacaba abiertamente al gobierno de Pedro Sánchez. Pero lo que resulta asombroso e inaceptable a todas luces es que, de nuevo, los dirigentes de CC.OO., U.G.T. y de Podemos-Andalucía respalden abiertamente las protestas de los trabajadores de NAVANTIA-SAN FERNANDO, rehúsen pronunciarse en contra de la venta de bombas a Arabia Saudí y se dediquen tristemente a “lanzar balones fuera” responsabilizando de lo que sucede a quienes nos impusieron el vergonzoso modelo industrial/militar que hoy sufrimos en nuestra Bahía.

En el sindicalismo y en la política, resulta obligado recordarles, se debe estar siempre para defender posiciones éticas y justas, aunque sus contenidos no sean entendidos o asumidos por la población; tenemos la obligación moral de defender a cualquier precio los derechos humanos desde todas sus perspectivas, aunque ello nos suponga (como seguramente sucederá, por ejemplo, cuando se difunda esta nota) recibir críticas furibundas, ataques irracionales o, sencillamente, perder respaldo electoral. No estamos, en suma, para ganar elecciones a costa de lo que sea, sino para cambiar la forma de pensar de la población en una dirección ética, justa y solidaria; si pronunciarnos y hacer política o sindicalismo en esos términos nos conduce secundariamente a ganar elecciones, bienvenido sea ese resultado, pero si, por el contrario, nos lleva a perderlas, será siempre una derrota honrosa, fruto de anteponer los principios y no ceder al atractivo abrazo de las ideas populistas y demagógicas que hoy tanto parecen gustar.

-Que, por último, ambas Secciones Sindicales respaldamos plenamente la campaña ARMAS BAJO CONTROL, promovida por Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace e Intermon Oxfan, y exigimos al gobierno central que, al igual que ya han hecho otros países como Suecia, Canadá, Finlandia, Noruega o Bélgica, cese todas las exportaciones de materiales bélicos a países que están cometiendo crímenes de derecho internacional o que violen los derechos humanos (como sucede con la intervención militar en Yemen) y que, por tanto, pongan inmediato fin a la venta de todo tipo de armamento a Arabia Saudí y mantenga su compromiso de anular la entrega de las 400 bombas de precisión laser, sean cuales sean sus efectos.

Como de forma tan acertada ha señalado recientemente el director de Intermón Oxfan, “no se puede permitir que se vendan armas que puedan ser utilizadas en un país azotado por más de un millón de casos de cólera y al borde de la hambruna, donde tres de cada cuatro yemeníes necesitan ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas, en una crisis exacerbada por el bloqueo naval y aéreo”.

El horizonte industrial de la bahía no puede salvarse a costa de la guerra y la sangre de miles de civiles inocentes en otros territorios de nuestro planeta.

FUENTE: Sindicatos Autonomía Obrera y CGT de Cádiz

martes, 11 de septiembre de 2018

Buen comienzo del curso.

Taller de documentalismo

Dentro de los trabajos del SAIn, se va a celebrar un taller práctico de documentalismo y no violencia, de mucho interés para activistas sociales. Será impartido en colaboración con Rainbow Collective, que tiene una amplia experiencia en documentalismo solidario.
Puedes inscribirte escribiendo un correo a info @ partidosain.es


Reproductor de vídeo
00:00
00:41

http://partidosain.es/taller-de-documentalismo/

viernes, 31 de agosto de 2018

Alcalde de Riace en huelga de hambre

El  Alcalde de RIACE comenzó el 2 de agosto una huelga de hambre como protesta por la falta de envío de los fondos destinados a la acogida de las personas migrantes por parte de la Prefectura di Reggio Calabria y del Ministerio del Interior Italiano, que pone en peligro todo el programa de acogida.

Facilitamos un vídeo, que ya ha sido proyectado en Santiago, sobre el trabajo realizado por este Alcalde, Domenico Lucano, que demuestra que desde un ayuntamiento se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo. Es una oportunidad verlo porque ya no aparece en youtube.
https://www.youtube.com/watch?v=ggY6203AFtU&feature=youtu.be


viernes, 17 de agosto de 2018

Falsos autónomos, verdaderos esclavos


https://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/vigo/2018/08/16/falsos-autonomos-verdaderos-esclavos/0003_201808G16P26992.htm

Ayer se publicó  esto en La Voz de Galicia.

Vigo ciudad
Falsos autónomos, verdaderos esclavos
Los «riders» gallegos, repartidores de plataformas de mensajería, trabajan 13 horas al día, geolocalizados, penalizados por cada minuto de retraso, y les pagan 2,5 euros por entrega
.Repartidores vigueses de Glovo, una de las empresas demandadas ante la Inspección de Trabajo
Repartidores vigueses de Glovo, una de las empresas demandadas ante la Inspección de Trabajo M.MORALEJO

Richi acaba de salir del hospital. Hace unos días tuvo un accidente cuando hacía un servicio de reparto para una plataforma de servicio de entrega a domicilio en Vigo. Acabó con la moto metida debajo de un camión. Le llamaron de Barcelona para preguntarle «si le había pasado algo al pedido», cuenta Fernando (nombre ficticio), uno de sus 50 colegas que trabajan en esta actividad en el área de Vigo.

El repartidor herido pasará al menos veinte días de reposo obligado. Durante ese tiempo será penalizado por la plataforma, perderá todos los puntos acumulados hasta ahora y tendrá que volver a empezar de cero. «Si bajas puntuación, no te dan pedidos. He visto a gente muy hundida pendiente de la aplicación a todas horas esperando un encargo», cuenta Fernando, uno de los riders más veteranos, capaz de relatar mil y una prácticas que demostrarían ante cualquier tribunal su dependencia laboral de esta empresa, para la que trabaja como falso autónomo, aunque en su contrato figura el término de TRADE (Trabajador Económicamente Dependiente).

Fernando descansa unos minutos, sin desconectar la aplicación ni un segundo. «¿Ves? -dice mostrado un mapa en su móvil, sobre el que un punto vibrante señala la dirección de La Voz de Galicia en Vigo, en donde se encuentra en ese momento-, saben que estoy aquí», afirma.

Lo que quepa en la mochila

Con él han venido Mario y Roque (también nombres supuestos), compañeros de actividad. «Estamos geolocalizados en todo momento. Si te detienes a mitad de camino cuando vas de reparto, te llaman; si te desvías del trayecto, te llaman... Es muy estresante», cuenta Mario.

Los tres repartidores están dados de alta como trabajadores autónomos. «Con la tarifa de 50 euros más o menos las cuentas van saliendo. Pero esa ayuda al año se acaba, y tienes que pagar la cuota, la gasolina... Va a ser difícil», explica Mario, que utiliza como medio de reparto su propio vehículo.

En el caso de Glovo, los trabajadores pueden utilizar para el reparto la bicicleta, la moto o el coche. Según consta en el contrato, el tiempo máximo de entrega es de 50 minutos una vez realizado el pedido.

La carga máxima también está regulada por contrato: diez bultos, o lo que quepa en la mochila y que no sobrepase los ocho kilos de peso. Pero eso es sobre el papel. «El otro día me mandaron a un supermercado a hacer una lista de la compra. Había garrafas de agua, aceite... Era imposible cargar con todo. Cancelé la entrega y me penalizaron. Me cayó un cero», cuenta Fernando, que ya ha recuperado puntos y está en 70 sobre 100, lo que le garantiza suficiente actividad. Pero su media de ingresos no llega a los 1.000 euros al mes.

Fernando reparte en bicicleta. Lo lógico en el caso de cargas más pesadas, o de entregas a mayor distancia, es recurrir a un rider que utilice coche o moto. «Si todos están ocupados, y solo queda el de la bici, si se niega a hacer la entrega lo penalizan. Y cuantas más penalizaciones, menos trabajas», aclara.

«Si te penalizan, no trabajas»

Los tres autónomos se quejan de que Vigo tiene una de las tarifas base más bajas de España, a pesar de las cuestas y de la climatología, y que se sitúa en los 2,5 euros por pedido. Esa cantidad se puede ir elevando con costes complementarios que se cargan al cliente, como 0,5 euros por cada minuto de espera al llegar al punto de entrega; y otros 0,5 por kilómetros recorrido.

El sometimiento a las normas de la empresa es total. «Hay pedidos de 2 euros o incluso por debajo de esa cantidad. Aunque no te compense, no puedes negarte. No se puede rechazar ningún pedido porque te penaliza».

Roque ilustra con su propia experiencia el grado de dependencia con la empresa de reparto. «Haces muchas horas, una media de trece al día. No todas son productivas, pero estás obligado a hacerlas. Recuerdo un día que en esas trece horas solo hice cuatro pedidos. Podría haber aprovechado el tiempo en otra actividad, trabajando. Pero si no estás conectado te penalizan y te quitan puntos, y si no tienes puntos no puedes hacer reparto», explica.

«No somos autónomos»

Mario completa el argumento: «Desde que empecé a trabajar en esto, en febrero, solo tuve un día libre en junio. Pero ni así me relajé, porque si faltas o coges un día libre, pierdes puntos».

Los tres trabajadores, cuya edad media ronda los 30 años, se sienten víctimas de una explotación a la que no les queda más remedio que someterse por falta de alternativas laborales. «Queremos que se legisle contra esto. No somos autónomos, estamos atados 364 horas al mes, 13 horas al día. Nosotros no tenemos clientes, trabajamos para los clientes de las empresas de reparto», denuncian.
Inspección ve una relación laboral encubierta de empresa y «riders»

El Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido declarar la guerra al fraude de los falsos autónomos. Una de las principales batallas contra esta práctica ilegal se está empezando a librar en el sector de la mensajería y el reparto. Sindicatos y organizaciones de autónomos se suman a la causa que persigue combatir esta fórmula ilegal de vinculación laboral a una empresa. Ahí enmarca la demanda que el pasado día 2 de agosto presentó en Vigo la CUT, ante la Inspección de Trabajo, contra las prácticas laborales de la empresa Glovo. Inspectores de Trabajo ya se han personado en la oficina que tiene en la ciudad gallega esta empresa, cuya sede española se ubica en Barcelona, aunque sus más de 8.000 empleados dependen de un servicio de soporte telefónico con sede fuera del país, según aseguran sus trabajadores.

En la demanda, el sindicato denuncia una vinculación mercantil fraudulenta con los empleados. En otros puntos de España, Trabajo ha dictaminado en diversas resoluciones que las plataformas de reparto a domicilio Glovo y Deliveroo encubren una relación laboral de empleador y asalariado con sus riders.

Glovo y Deliveroo no están pensadas para contratar gente. No son empresas que presten el servicio sino que ponen en contacto al usuario final con un repartido. Deliveroo nace en el Reino Unido como una empresa que usa chavales a tiempo parcial que se quieren sacar unas pelas después del instituto o en los huecos de la Universidad. Y así son la mayoría de los "riders" en Inglaterra. Sin embargo en España la gente se toma a esas empresas como un empleo a tiempo completo, lo cual es entendible teniendo en cuenta que aquí la cuota de autónomos es de 270 euros al mes mientras que en el Reino unido es de 12 libras al mes. Lo ideal sería eliminar la cuota de autónomos y cobrar en proporción a los ingresos, pero nadie está por la labor en este país.

Falsos autónomos, verdaderos esclavos

   



viernes, 3 de agosto de 2018

Galicia, 17 contratos para que unha persoa saia do paro.




Son escandalosos os datos de xullo sobre afiliación e emprego en Galicia: no mes de maior contratación asináronse 118.568 contratos, mentres o paro baixa só en 6.653 persoas. Isto supón máis de 17 contratos por cada novo traballador, e non deixan lugar a dúbidas de que a precariedade e a explotación laboral seguen avanzando, e máis aínda se temos en conta que máis do 90% dos contratos son temporais. 

Chamamos a atención sobre o traballo na hostelería, un dos sectores con maior explotación e precariedade, e no que descenden as contratacións respecto a 2017, a pesar do aumento de turistas e do gasto público realizado en aumentar esta afluencia por parte da Xunta e dos principais Concellos. É evidente que a precariedade e a explotación non son unha prioridade política, e que os cargos actuais están cómodos con datos estatísticos de crecemento, que esconden un aumento da desigualdade e un panorama desolador para traballar en Galicia.  

martes, 1 de mayo de 2018

1º de mayo en solidaridad con las personas explotadas, paradas, inmigrantes.

En Santiago de Compostela. ¡Globalicemos o traballo digno!"
8h de traballo, 8h de formación, 8h de descanso. ¡Aquí e en Bangladés!

Hermano trabajador, hermano migrante ¡Asóciate y lucha!

8h de dignidade -subsidios, axudas e +traballo.

Galicia calidade: traballo digno e acollida a inmigrantes.

Turista pregunta a tu camarero si él está siendo explotado.

Turismo ***** traballo digno na hostalería
Para a Paz: 8h contrato e salario dignos.









Un día más para exigir trabajo digno para todos. Para hacer una exigencia internacionalista. Como elemento esencial para la Paz y la Democracia. Para exigir un Santiago de Compostela sin explotación.

¡Solidaridad, por principio!

lunes, 16 de abril de 2018

Piden la prohibición de la maternidad subrogada

Mujeres Abogadas piden en Santiago la prohibición de la maternidad subrogada

16.04.2018 
El XXIX Congreso Estatal de Mujeres Abogadas, que se ha desarrollado durante tres días en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago, ha pedido la prohibición de la maternidad subrogada. Al evento han acudido un centenar de letradas procedentes de toda España.
El grupo de trabajo sobre la maternidad subrogada concluye que "no se debe permitir la mercantilización de la vida". Por este motivo, propone "no regular la maternidad de alquiler porque choca con la libertad de las mujeres sobre el control de su cuerpo al gestar un ser humano para otra persona". Considera que es necesaria "una prohibición universal de la gestación por sustitución". Además, creen preciso "sancionar a las agencias intermediarias y prohibir su publicidad".
En lo que respecta a la custodia compartida, coincidieron en que es urgente la dotación de presupuestos a los juzgados para agilizar los informes psicosociales" que se utilizan para otorgar o no este tipo de custodia.