lunes, 8 de octubre de 2018

Pese a todo, o que realmente está a causar os desmaios e as mortes é a fame.

INTERESANTE ARTÍCULO

As vidas descosidas da roupa que vestimos

Este artigo tamén está dispoñible en: Castelán
Sorn Nita camiña descompasada, case a golpes, coma se o seu corpo, esgotado de tanto arrastrar arriba e abaixo na máquina de coser, se rebelase contra o que está por vir. Outro día máis de traballo, como todos dende que cumpriu 13 anos, nas fábricas de Phnom Penh. A ela tócanlle os pantalóns e os vaqueiros. «Coma eses que levas ti», dime. Ao rematar a xornada, como tantas outras veces logo do solpor, volverá para a casa botando contas dos cartos que lle quedan na semana. Os 100 euros mensuais non lle alcanzan para a renda, o transporte e a comida. É a condena común. Algunhas compañeiras da fábrica xa comezaron a prescindir do único imprescindible do que poden prescindir: a comida. Así é como as mulleres do téxtil de Camboxa comezan a esmorecer. De pura fame.
Son as doce do mediodía e os arredores da factoría de Compress Holding, na comuna de Chak Angre, son un fervedoiro de mulleres que ateigan as mesas metálicas do pequeno comedor que acotío instalan na explanada poeirenta que dá acceso á fabrica. Os pratos de feixóns con arroz, a 5.000 KRH, algo menos dun euro, pasan dunha man á outra, como as prendas durante a confección. Na primeira das mesas, a máis próxima á fábrica, xa remataron co xantar. Algunhas mulleres saborean unhas pezas de froita. Semellan plátanos. Do outro lado da explanada, un grupo de mozas pescuda entre a mercadoría do posto de roupa. Son prendas feitas en Vietnam ou na China. As únicas que poden comprar. As que elas fabrican xamais as poderán vestir.
Na periferia de Phnom Penh, a capital de Camboxa, confecciónase a roupa das principais multinacionais do sector: Inditex, C&A, H&M, N Brown Group, Tchibo, Next, Primark ou New Look
Na última das mesas, a do cambaleo harmónico a cada movemento, Sorn Nita apura unha cunca de sopa. Antes de apartala, dálle dúas boas culleradas. Dentro da fábrica vai moita calor. Nuns minutos deberá volver ao choio: hai que rematar a produción a tempo para o envío. En factorías coma esta da periferia de Phnom Penh, a capital de Camboxa, confecciónase a roupa das principais multinacionais do sector: Inditex, C&A, H&M, N Brown Group, Tchibo, Next, Primark ou New Look. Preto de 475.000 personas, un 90% mulleres, traballan nos 558 centros do téxtil rexistrados legalmente no país, unha cifra á que habería que engadir outras 200.000 que o fan nos talleres clandestinos —semellantes aos que proliferaron na costa da Coruña nos 80 co crecemento de Zara— e nas industrias auxiliares
Preto de 475.000 personas traballan nos 558 centros do téxtil rexistrados legalmente no país, unha cifra á que habería que engadir outras 200.000 que o fan nos talleres clandestinos e nas industrias auxiliares
A Unión Europea e Hong Kong son os principais mercados dun sector que lle xera 5.000 millóns de dólares anuais á economía dun país no que a renda per cápita non supera os 750 euros. «Hai 10 millóns de personas en Camboxa —do total de 15 millóns de habitantes— que viven na pobreza, con menos de 2 dólares ao día», remarca Sokny Say, secretaria xeral do Free Trade Union of Workers of the Kingdom of Cambodia (Ftuwkc). As familias do téxtil forman parte deste grupo. Cun soldo de 100 dólares mensuais moitas mulleres teñen que sacar adiante os seus fillos. «Eu vivo endebedada», recoñece Long Chenda. Aos seus 36 anos, esta muller de rostro curtido e discurso latexante vive ao día, sen máis futuro que o que lle permita o corpo. «O meu marido deixoume hai seis meses. Dende entón nunca teño cartos no peto». Máis da metade do salario vaise nos gastos da casa, polo que ten que amañarse con menos de 50 dólares para alimentar a súa familia. «Sempre teño que andar a pedir cartos para poder comprar comida», repite buscando coa mirada a complicidade da media ducia de compañeiras que se agrupan tras dela.
Cun soldo de 100 dólares mensuais moitas mulleres teñen que sacar adiante os seus fillos. Máis da metade do salario vaise nos gastos da casa, ten que amañarse con menos de 50 dólares para alimentar a súa familia
O círculo da débeda
O caso de Long Chenda non é diferente ao de moitas outras mulleres do seu tempo. En 2013, estudos realizados por diferentes ONG e institucións internacionais estableceron o soldo mínimo que debería percibir un traballador do téxtil para cubrir os custos básicos da vida en Phnom Penh entre 157 e 177 dólares mensuais. É o chamado «minimum wage», que encheu de protestas as rúas da capital nos últimos anos. «O que reclaman é o mínimo para poder vivir», afirma Sokny Say. O Goberno camboxano, que é quen fixa de facto os salarios a través do Labour Advisory Committee —no que tamén están representados a patronal e os sindicatos— , decidiu incrementar os soldos no sector de 95 a 100 dólares, o que non contentou os traballadores, que mantiveron as manifestacións. A represión gubernamental desembocou nos primeiros días de xaneiro de 2014 nun forte enfrontamento no que cinco manifestantes perderon a vida e outros 40 resultaron feridos. Ademais, 23 persoas, entre elas importantes líderes sindicais, foron detidas nunha campaña de «violencia e intimidación» denunciada polas organizacións de dereitos humanos. «Pese a todo, as nosas demandas seguen vixentes. Se non hai protestas, non hai aumentos», insiste Sokny.
«O Goberno ten medo de que se os soldos soben demasiado, moitas empresas decidan levar a produción a outros países asiáticos como Laos, Vietnam ou Indonesia», explica Phoak Kung, analista
A marea rosa do téxtil volveu recorrer o centro de Phnom Penh en outubro de 2016 para queixarse polo retraso na decisión sobre o salario de 2015. «O Goberno ten medo de que se os soldos soben demasiado, moitas empresas decidan levar a produción a outros países asiáticos como Laos, Vietnam ou Indonesia», explica Phoak Kung, analista do Cambodian Institute for Cooperation and Peace. Malia aos incrementos logrados nos últimos anos, as mensualidades no téxtil en Cambodja son aínda máis baixas que as doutros países da zona como Indonesia ou China. «Traballamos para conseguir salarios decentes para o téxtil en toda Asia. Así, as marcas estarán menos tentadas de buscar man de obra barata en calquera parte da rexión», explica o secretario xeral de IndustriALL, un dos sindicatos máis involucrados no sector, Jyrki Raina.
Cos 250 dólares mensuais que unha familia pode chegar a reunir moitas vense obrigadas a recorrer a préstamos que rematan por afogar os seus escasos ingresos
As organizacións de traballadores cren que as multinacionais teñen marxe suficiente para mellorar os xornais, tendo en conta que só no primeiro semestre do 2013 a facturación do téxtil en Camboxa incrementouse nun 32%, ata os 1.558 millóns de dólares. «Preferimos que as compañías que non poidan pagar un salario mínimo marchen do país. Nós só lle daremos a benvida ás empresas que veñan investir con boas intencións», afirma a responsable do sindicato Ftuwkc.
A suba dos soldos é imprescindible para rachar o círculo das débedas que atrapa os traballadores do téxtil. Cos 250 dólares mensuais que unha familia pode chegar a reunir —150 dólares é o salario medio entre os empregados da construción, polos 100 do téxtil— moitas vense obrigadas a recorrer a préstamos que rematan por afogar os seus escasos ingresos. «Traballamos sen parar case ata morrer e nin así podemos facerlle fronte aos gastos. Eu aínda lle debo parte da renda deste mes ao caseiro», apunta Sorn Nita, quen dende hai uns meses vive co seu marido nun pequeno piso nas aforas de Phnom Penh polo que paga 50 dólares. «Gustaríame ter un fillo, pero non podería mantelo».
Sorn Nita e a a súa nai, Sun-Samnang, que antes traballou tamén na fábrica
En moitos casos, as mulleres que traballan nas fábricas de Phnom Penh proceden de zonas rurais, nas que aínda residen as súas familias. Son o único sustento que lles queda. Por iso, tratan de aforrar todo o que poden para enviar unha remesa mensual que alivie a economía familiar. «Os meus dous fillos viven na provincia de Prey Veng. Intento enviarlles cartos en canto podo», explica Chem Cahaicin. Ela, de 32 anos, leva oito nas fábricas da capital. O seu corpo é testemuña da dureza deste labor, aínda que ela nunca perde o sorriso. «Fágoo polos nenos». Con todo, o peor para estas mulleres é enfermar. «En moitos casos non temos diñeiro para pagar os tratamentos», sinala Long Chenda. Así que teñen que endebedarse de novo nun círculo que se volve infinito.
Traballar ata a morte
Coas primeiras luces do día, un exército de furgonetas oxidadas vai repartindo os traballadores polas fábricas que salpican a periferia de Phnom Penh. Un tras outro van entrando nas factorías, moitas delas anónimas —como xa ocorría cos talleres da Costa da Morte—, para cumprir coa súa xornada. Aínda que a lexislación camboxana establece un máximo de oito horas diarias, seis días á semana, cun máximo de dúas horas extraordinarias por día —o que fai un total de 60 horas semanais—, a realidade é que esta nunca baixa das dez horas. «Hai veces que empezamos ás sete da mañá e non rematamos ata as sete e media da tarde», explica Sorn Nita. Neste tempo, só teñen un descanso dunha hora para xantar. Mesmo para ir ao baño teñen que pedir permiso. «Levantarse para ir ao servizo está mal visto», sinala Chem Cahaicin. «Fanche sentir culpable», añade Long Chenda. Os sindicatos quéixanse do trato que as empresas lle dispensan aos traballadores, así como do incumprimento das mínimas condicións laborais. «É un xeito de presionalos», denuncia a secretaria xeral do sindicato Ftuwkc.
—Exactamente, cal é o teu labor no proceso de confección?
—Eu chego ao meu sitio, sento na cadeira e coso, un tras outro, pantalóns e vaqueiros. Así, como eses que levas ti— di Sorn Nita, sinalándome.
Iso é o que Sorn Nita vén facendo os últimos dous anos, dende que entrou en Compress Holding —unha das factorías máis grandes, na que traballan arredor de 1.600 persoas—. Durante os dez anteriores pasou por fábricas máis pequenas como Tack Fat e Tak Son. A situación é similar en todas. Os donos teñen que cumprir cos acordos firmados coas multinacionais —decote cunhas esixentes condicións en tempos e calidades das que depende a renovación do contrato—, o que se traduce nunha forte presión para os empregados. «Se non consegues a produción estimada, o responsable do grupo —unhas 65 persoas, habitualmente— chámate a unha sala e pídeche explicacións polo acontecido. Se non os convences, danche un aviso. E se volves fallar ameázante co despedimento», relata Long Chenda.
—Hai castigo se non cumprides coa produción?
As tres traballadoras que aínda permanecen sentadas no improvisado comedor ás portas da factoría quedan en silencio. Pese á súa valentía, aínda hai cuestións que suscitan os medos dunha sociedade que apenas conseguiu esquecer as barbaridades do réxime dos Khmeres Vermellos. «Castigos? Por suposto que existen», aclara despois Sokny Say no seu pequeno despacho da rúa 360 do centro de Phnom Penh. «Mándanas pasar de pé toda a xornada, coas mans nas costas; ou escribindo na parede ‘Síntoo, non volverá ocorrer’; e ás veces sácanas fóra, ao sol, e obríganas a pasar alí o día para que sintan vergoña diante dos seus compañeiros», asegura a sindicalista, que non para de xesticular mentras escenifica os castigos aos que son sometidas as traballadoras.
«Mándanas pasar de pé toda a xornada, coas mans nas costas; ou escribindo na parede ‘Síntoo, non volverá ocorrer’; e ás veces sácanas fóra, ao sol, e obríganas a pasar alí o día para que sintan vergoña»
A inseguridade laboral —arredor do 90% dos empregados do téxtil teñen contratos temporais de curta duración, segundo un informe da International Trade Union Confederation (ITUC)— dificulta a afiliación sindical e, como consecuencia, tamén a demanda de melloras nas condicións laborais. Esta situación é especialmente dramática no caso das mulleres, o 90% da man de obra, a miúdo ameazadas no caso de quedar embarazadas, o que provoca que moitas delas se vexan obrigadas a abortar. «Estamos no 2014, non podemos seguir nestas condicións», insiste Sokny, unha das voces máis críticas co Goberno e coas grandes multinacionais. A esixencia dos capataces acrecéntase cando chegan os períodos de maior consumo nos países desenvolvidos, especialmente durante as semanas previas ao Nadal. Aí prodúcese o que algúns expertos chaman «os incentivos da morte»: os empregados do téxtil precisan tanto os cartos que traballan ata a extenuación. «Na tempada alta traballamos todos os días, de luns a domingo, durante 14 horas», asegura Sorn Nita, que leva máis dunha década a darlle forma á roupa que nin sequera soña con poder vestir.
Arredores da factoría Compress Holdin, no barrio de Chak Angre, converténdose en comedor para traballadores á hora do xantar.
No que vai de ano, máis de 1.000 personas, case 200 máis que en todo o 2013, desmaiáronse mentres traballaban nas fábricas do téxtil en Camboxa, segundo datos do Departamento de Saúde Laboral do Goberno recollidos polo diario Cambodia Daily. «Os desmaios masivos son comúns nas fábricas», subliña o responsable de IndustriALL. Nun mesmo día chegáronse a rexistrar 140 esvaecementos en tres factorías diferentes do distrito de Dangkao, de Phnom Penh. «É algo que pasa todas as semanas», afirma Long Chenda. «É verdade, de media hai catro ou cinco desmaios cada mes», corrobora Chem Cahaicin. O 2014 foi un ano dramaticamente histórico: por primeira vez tres traballadores morreron nas fábricas do téxtil en Cambodja tras repetidas xornadas extremas de traballo. Un deles, Vorn Tha, de 44 anos, morreu en xullo na factoría New Archid, que confecciona roupa para H&M, despois de traballar durante días dende as sete da mañá ás dez da noite.
O 2014 foi un ano dramaticamente histórico: por primeira vez tres traballadores morreron nas fábricas do téxtil en Cambodja tras repetidas xornadas extremas de traballo
Morrer de fame no traballo
A pobre alimentación dos empregados, unida á excesiva carga laboral, o uso de produtos químicos e as altas temperaturas que se alcanzan nos talleres, está detrás desta cruenta realidade. No seu informe de 2014, Better Factories, un programa da Organización Internacional do Traballo (OIT) creado no 2001 para mellorar as condicións laborais nas factorías do téxtil en Cambodja, sinala que só o 18% das fábricas cumpren coa limitación de dúas horas extraordinarias ao día; o 35% coas recomendacións relativas á calor no centro de traballo; e máis da metade non teñen auga e xabón suficientes.
Só o 18% das fábricas cumpren coa limitación de dúas horas extraordinarias ao día, o 35% coas recomendacións relativas á calor e máis da metade non teñen auga e xabón suficientes
Pese a todo, o que realmente está a causar os desmaios e as mortes é a fame. Literalmente. «Traballamos sen parar, ata case morrer», repite Sorn Nita. Con 23 anos, apenas pesa 46 kilos que xa non move coa louzanía de tempo atrás. O seu corpo comeza a decatarse do que significa o paso do tempo. En Camboxa esa é a marca que sinala a entrada na idade adulta. Un informe da ONG británica Labour Behind the Label (LBL) afirmaba en 2012 que as mulleres que se desempeñan nas fábricas de Camboxa enxerían unha media de 1.598 calorías ao día, a metade da cantidade recomendada para una muller que realice unha actividade industrial. Unha dieta completa, de arredor de 3.000 calorías diarias, suporía un custo mensual de máis de 75 dólares, tres cuartas partes do salario mensual que perciben. «Cos 100 dólares é moi difícil vivir en Camboxa. Por iso é tan importante lograr o salario mínimo de 177 dólares», repite Sokny unha e outra vez. Ao deixar de comer, os traballadores van quedando sen forzas, «ata que enferman ou caen desmaiados», explica a sindicalista. «Moitos están enfermos, sen forza, e derrúbanse mentres traballan», corrobora Sorn Nita. «Se o que teñen non é serio nin sequera os envían ao hospital. Mándanos de volta ao traballo», engade Chem Cahaicin. Para os empregados do téxtil, enfermar é case coma unha sentenza, unha volta máis na soga das débedas.
A hora do xantar está a piques de rematar e con ela a nosa charla. Unha cativa afánase por recoller os restos de arroz que sobraron dalgúns pratos, mentras a súa irmá limpa as mesas do comedor. Mañá haberá que montalo de novo. No mundo do téxtil en Camboxa o tempo non ten estacións, é máis ben unha puntada continua que vai descosendo os corpos ata que os fai esmorecer. Na entrada da factoría, un grupo de mulleres apura unha botella de auga. A poeira dunhas motos fainas tusir. Uns metros máis atrás Sorn Nita agárrase do brazo da súa nai, Sun Samnang. Ela foi quen lle ensinou o oficio. Chem Cahaicin e Long Chenda camiñan ao carón.
—Unha última cousa —dígolles antes de despedirme—. Vós que lle pediriades ao futuro?
Silencio.
—Que os nosos fillos non teñan que traballar nestas fábricas.

jueves, 13 de septiembre de 2018

Comunicado de Autonomía Obrera y CGT sobre el contrato de Navantia y Arabia Saudí

Autonomía Obrera y CGT Cádiz rechazan “la venta de material bélico a Arabia Saudí”
"El horizonte industrial de la bahía no puede salvarse a costa de la guerra y la sangre de miles de civiles inocentes en otros territorios de nuestro planeta", expresan en su comunicado. 12 septiembre, 2018

Los sindicatos Autonomía Obrera y CGT de Cádiz, organizaciones que cuentan con los servicios jurídicos de Autonomía Sur, han publicado el siguiente manifiesto sobre la noticia acerca del contrato de las corbetas para el gobierno de Arabia Saudí:

No a la venta de material bélico a Arabia Saudí

Ante las movilizaciones que, a propuesta de su Comité de Empresa, llevaron a cabo el pasado viernes una parte del colectivo de trabajadores/as de Navantia-San Fernando, desde las Secciones Sindicales de Autonomía Obrera y CGT del Hospital “Puerta del Mar” queremos manifestar públicamente lo que sigue:

-Que ambas Secciones Sindicales rechazamos tajantemente tales movilizaciones por su gravísimo contenido insolidario y belicista, ya que lo único que, en última instancia, se persigue con ellas es imponer al gobierno central un cambio de postura en su decisión de anular la venta a Arabia Saudí de un pedido de 400 bombas de precisión laser por el temor a que ello pudiese implicar la anulación por ese país del contrato firmado en julio para la construcción de cinco corbetas.

-Que para los abajo firmantes la lucha de los trabajadores/as por sus derechos y por el empleo no puede emprenderse nunca a cualquier precio, ni bajo cualquier bandera reivindicativa, sino que debe tener siempre como límites muy claros la obligación de que el objetivo de una lucha o el acuerdo concreto con que se cierre no conlleve nunca el deterioro de los derechos laborales de otros trabajadores y, menos aún, menoscaben los derechos humanos de otros colectivos o pueblos. Todo lo que se salga de esa simple exigencia, por mucha apariencia reivindicativa que presente (cortes de tráfico, neumáticos ardiendo, etc.) no sólo no es una lucha obrera real, sino que constituye en el fondo una movilización reaccionaria y una expresión gravísima de insolidaridad e incoherencia que nada tienen que ver con las luchas históricas del movimiento obrero.

-Que, a tal efecto, resulta obligado recordar a quienes se movilizaron el pasado viernes, a sus líderes sindicales y a todos cuantos desde la tribuna pública les han jaleado sin pudor en estos días, algunas circunstancias internacionales que organizaciones como la ONU, UNICEF, CRUZ ROJA, AMNISTÍA INTERNACIONAL, INTERMON OXFAN o GREEN PEACE no han cesado de denunciar reiteradamente y que son las que siguen:

-Que, desde hace 3 años, Arabia Saudí encabeza una coalición militar que mantiene una guerra extrema contra en territorio de Yemen que ha provocado ya la muerte de más de 6.000 civiles (de los que 2.400 eran niños), 50.000 personas han resultado heridas, y tres millones de ciudadanas/os yemeníes se han convertido en desplazados dentro de su propio país.

-Que, como consecuencia de esa guerra impuesta por EEUU y Arabia Saudí, Yemen sufre actualmente una de las mayores crisis humanitarias del mundo, con al menos 22,2 millones de personas (el 83% de su población) necesitadas de ayuda humanitaria para subsistir y más de un millón de presuntos casos de cólera. La guerra de Yemen (promovida por EEUU y Arabia Saudí y denominada “la guerra invisible” por el aislamiento informativo que sufre) representa hoy día la mayor crisis humanitaria que se vive en el mundo.

-Que hace tan sólo un mes, el pasado 9 de agosto, UNICEF y CRUZ ROJA informaron que la coalición dirigida por Arabia Saudí perpetró un ataque aéreo en Yemen que causó 50 muertos y 77 heridos; uno de los objetivos del ataque fue un camión ocupado por niños que se dirigía a una escuela, de ahí que al menos 29 de esas víctimas fueran niños menores de 15 años. Y pocos días antes, el 2 de agosto, el bombardeo en un mercado y un hospital cercano en a la ciudad de Al Hudeida dejó más de medio de centenar de muertos (de los que 6 eran menores y 4 mujeres) y más de cien heridos. Según Intermon Oxfan, agosto ha sido el mes más sangriento para la población civil de Yemen en lo que va de año. A fecha del 31 de agosto, un total de 981 personas civiles habían resultado heridas o perdido la vida, incluidos 300 niños y niñas.

-Según datos oficiales facilitados por Amnistía Internacional, entre 2015 y junio de 2017 (últimos datos disponibles), España autorizó 202 licencias de exportación de armas a Arabia Saudí, Bahréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Marruecos y Qatar, integrantes de la coalición militar encabezada por Arabia Saudí que bombardea Yemen. El valor de esas autorizaciones de exportación de armas en ese período ascendió a 1.569 millones de euros y el importe de las exportaciones realizadas es de 1.229 millones de euros. Como denuncia AI, esa cantidad supone casi mil veces más que la destinada a ayuda humanitaria a Yemen desde el inicio del conflicto, que ascendía a 1,3 millones de euros hasta diciembre de 2017.

-Que, por lo que respecta en exclusiva a Arabia Saudí, debe recordarse que esta dictadura es el 5º mayor cliente armamentístico de España y que sólo entre 2015 y junio de 2017 vendimos armas por valor de 728,5 millones de euros, entre las que se encuentran las 400 bombas de precisión laser susceptibles de utilizar contra la población civil de Yemen, que son el resultado de un contrato firmado en 2015 por el anterior gobierno del PP por valor de 9,2 millones de euros.

-Que, así mismo, ambas Secciones Sindicales lamentamos profundamente la extrema tibieza, cuando no la clara y sonora complacencia, con que se han manifestado en relación a estas movilizaciones los máximos líderes de las organizaciones de izquierda en nuestra comunidad y nuestra ciudad. De Dña. Susana Díaz (PSOE de Andalucía) era de esperar su pronunciamiento claramente a favor de todas las rectificaciones que fueran precisas para salvar el contrato de las fragatas con Arabia Saudí, sobre todo si con esa posición se atacaba abiertamente al gobierno de Pedro Sánchez. Pero lo que resulta asombroso e inaceptable a todas luces es que, de nuevo, los dirigentes de CC.OO., U.G.T. y de Podemos-Andalucía respalden abiertamente las protestas de los trabajadores de NAVANTIA-SAN FERNANDO, rehúsen pronunciarse en contra de la venta de bombas a Arabia Saudí y se dediquen tristemente a “lanzar balones fuera” responsabilizando de lo que sucede a quienes nos impusieron el vergonzoso modelo industrial/militar que hoy sufrimos en nuestra Bahía.

En el sindicalismo y en la política, resulta obligado recordarles, se debe estar siempre para defender posiciones éticas y justas, aunque sus contenidos no sean entendidos o asumidos por la población; tenemos la obligación moral de defender a cualquier precio los derechos humanos desde todas sus perspectivas, aunque ello nos suponga (como seguramente sucederá, por ejemplo, cuando se difunda esta nota) recibir críticas furibundas, ataques irracionales o, sencillamente, perder respaldo electoral. No estamos, en suma, para ganar elecciones a costa de lo que sea, sino para cambiar la forma de pensar de la población en una dirección ética, justa y solidaria; si pronunciarnos y hacer política o sindicalismo en esos términos nos conduce secundariamente a ganar elecciones, bienvenido sea ese resultado, pero si, por el contrario, nos lleva a perderlas, será siempre una derrota honrosa, fruto de anteponer los principios y no ceder al atractivo abrazo de las ideas populistas y demagógicas que hoy tanto parecen gustar.

-Que, por último, ambas Secciones Sindicales respaldamos plenamente la campaña ARMAS BAJO CONTROL, promovida por Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace e Intermon Oxfan, y exigimos al gobierno central que, al igual que ya han hecho otros países como Suecia, Canadá, Finlandia, Noruega o Bélgica, cese todas las exportaciones de materiales bélicos a países que están cometiendo crímenes de derecho internacional o que violen los derechos humanos (como sucede con la intervención militar en Yemen) y que, por tanto, pongan inmediato fin a la venta de todo tipo de armamento a Arabia Saudí y mantenga su compromiso de anular la entrega de las 400 bombas de precisión laser, sean cuales sean sus efectos.

Como de forma tan acertada ha señalado recientemente el director de Intermón Oxfan, “no se puede permitir que se vendan armas que puedan ser utilizadas en un país azotado por más de un millón de casos de cólera y al borde de la hambruna, donde tres de cada cuatro yemeníes necesitan ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades básicas, en una crisis exacerbada por el bloqueo naval y aéreo”.

El horizonte industrial de la bahía no puede salvarse a costa de la guerra y la sangre de miles de civiles inocentes en otros territorios de nuestro planeta.

FUENTE: Sindicatos Autonomía Obrera y CGT de Cádiz

martes, 11 de septiembre de 2018

Buen comienzo del curso.

Taller de documentalismo

Dentro de los trabajos del SAIn, se va a celebrar un taller práctico de documentalismo y no violencia, de mucho interés para activistas sociales. Será impartido en colaboración con Rainbow Collective, que tiene una amplia experiencia en documentalismo solidario.
Puedes inscribirte escribiendo un correo a info @ partidosain.es


Reproductor de vídeo
00:00
00:41

http://partidosain.es/taller-de-documentalismo/

viernes, 31 de agosto de 2018

Alcalde de Riace en huelga de hambre

El  Alcalde de RIACE comenzó el 2 de agosto una huelga de hambre como protesta por la falta de envío de los fondos destinados a la acogida de las personas migrantes por parte de la Prefectura di Reggio Calabria y del Ministerio del Interior Italiano, que pone en peligro todo el programa de acogida.

Facilitamos un vídeo, que ya ha sido proyectado en Santiago, sobre el trabajo realizado por este Alcalde, Domenico Lucano, que demuestra que desde un ayuntamiento se puede hacer mucho más de lo que se está haciendo. Es una oportunidad verlo porque ya no aparece en youtube.
https://www.youtube.com/watch?v=ggY6203AFtU&feature=youtu.be


viernes, 17 de agosto de 2018

Falsos autónomos, verdaderos esclavos


https://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/vigo/2018/08/16/falsos-autonomos-verdaderos-esclavos/0003_201808G16P26992.htm

Ayer se publicó  esto en La Voz de Galicia.

Vigo ciudad
Falsos autónomos, verdaderos esclavos
Los «riders» gallegos, repartidores de plataformas de mensajería, trabajan 13 horas al día, geolocalizados, penalizados por cada minuto de retraso, y les pagan 2,5 euros por entrega
.Repartidores vigueses de Glovo, una de las empresas demandadas ante la Inspección de Trabajo
Repartidores vigueses de Glovo, una de las empresas demandadas ante la Inspección de Trabajo M.MORALEJO

Richi acaba de salir del hospital. Hace unos días tuvo un accidente cuando hacía un servicio de reparto para una plataforma de servicio de entrega a domicilio en Vigo. Acabó con la moto metida debajo de un camión. Le llamaron de Barcelona para preguntarle «si le había pasado algo al pedido», cuenta Fernando (nombre ficticio), uno de sus 50 colegas que trabajan en esta actividad en el área de Vigo.

El repartidor herido pasará al menos veinte días de reposo obligado. Durante ese tiempo será penalizado por la plataforma, perderá todos los puntos acumulados hasta ahora y tendrá que volver a empezar de cero. «Si bajas puntuación, no te dan pedidos. He visto a gente muy hundida pendiente de la aplicación a todas horas esperando un encargo», cuenta Fernando, uno de los riders más veteranos, capaz de relatar mil y una prácticas que demostrarían ante cualquier tribunal su dependencia laboral de esta empresa, para la que trabaja como falso autónomo, aunque en su contrato figura el término de TRADE (Trabajador Económicamente Dependiente).

Fernando descansa unos minutos, sin desconectar la aplicación ni un segundo. «¿Ves? -dice mostrado un mapa en su móvil, sobre el que un punto vibrante señala la dirección de La Voz de Galicia en Vigo, en donde se encuentra en ese momento-, saben que estoy aquí», afirma.

Lo que quepa en la mochila

Con él han venido Mario y Roque (también nombres supuestos), compañeros de actividad. «Estamos geolocalizados en todo momento. Si te detienes a mitad de camino cuando vas de reparto, te llaman; si te desvías del trayecto, te llaman... Es muy estresante», cuenta Mario.

Los tres repartidores están dados de alta como trabajadores autónomos. «Con la tarifa de 50 euros más o menos las cuentas van saliendo. Pero esa ayuda al año se acaba, y tienes que pagar la cuota, la gasolina... Va a ser difícil», explica Mario, que utiliza como medio de reparto su propio vehículo.

En el caso de Glovo, los trabajadores pueden utilizar para el reparto la bicicleta, la moto o el coche. Según consta en el contrato, el tiempo máximo de entrega es de 50 minutos una vez realizado el pedido.

La carga máxima también está regulada por contrato: diez bultos, o lo que quepa en la mochila y que no sobrepase los ocho kilos de peso. Pero eso es sobre el papel. «El otro día me mandaron a un supermercado a hacer una lista de la compra. Había garrafas de agua, aceite... Era imposible cargar con todo. Cancelé la entrega y me penalizaron. Me cayó un cero», cuenta Fernando, que ya ha recuperado puntos y está en 70 sobre 100, lo que le garantiza suficiente actividad. Pero su media de ingresos no llega a los 1.000 euros al mes.

Fernando reparte en bicicleta. Lo lógico en el caso de cargas más pesadas, o de entregas a mayor distancia, es recurrir a un rider que utilice coche o moto. «Si todos están ocupados, y solo queda el de la bici, si se niega a hacer la entrega lo penalizan. Y cuantas más penalizaciones, menos trabajas», aclara.

«Si te penalizan, no trabajas»

Los tres autónomos se quejan de que Vigo tiene una de las tarifas base más bajas de España, a pesar de las cuestas y de la climatología, y que se sitúa en los 2,5 euros por pedido. Esa cantidad se puede ir elevando con costes complementarios que se cargan al cliente, como 0,5 euros por cada minuto de espera al llegar al punto de entrega; y otros 0,5 por kilómetros recorrido.

El sometimiento a las normas de la empresa es total. «Hay pedidos de 2 euros o incluso por debajo de esa cantidad. Aunque no te compense, no puedes negarte. No se puede rechazar ningún pedido porque te penaliza».

Roque ilustra con su propia experiencia el grado de dependencia con la empresa de reparto. «Haces muchas horas, una media de trece al día. No todas son productivas, pero estás obligado a hacerlas. Recuerdo un día que en esas trece horas solo hice cuatro pedidos. Podría haber aprovechado el tiempo en otra actividad, trabajando. Pero si no estás conectado te penalizan y te quitan puntos, y si no tienes puntos no puedes hacer reparto», explica.

«No somos autónomos»

Mario completa el argumento: «Desde que empecé a trabajar en esto, en febrero, solo tuve un día libre en junio. Pero ni así me relajé, porque si faltas o coges un día libre, pierdes puntos».

Los tres trabajadores, cuya edad media ronda los 30 años, se sienten víctimas de una explotación a la que no les queda más remedio que someterse por falta de alternativas laborales. «Queremos que se legisle contra esto. No somos autónomos, estamos atados 364 horas al mes, 13 horas al día. Nosotros no tenemos clientes, trabajamos para los clientes de las empresas de reparto», denuncian.
Inspección ve una relación laboral encubierta de empresa y «riders»

El Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido declarar la guerra al fraude de los falsos autónomos. Una de las principales batallas contra esta práctica ilegal se está empezando a librar en el sector de la mensajería y el reparto. Sindicatos y organizaciones de autónomos se suman a la causa que persigue combatir esta fórmula ilegal de vinculación laboral a una empresa. Ahí enmarca la demanda que el pasado día 2 de agosto presentó en Vigo la CUT, ante la Inspección de Trabajo, contra las prácticas laborales de la empresa Glovo. Inspectores de Trabajo ya se han personado en la oficina que tiene en la ciudad gallega esta empresa, cuya sede española se ubica en Barcelona, aunque sus más de 8.000 empleados dependen de un servicio de soporte telefónico con sede fuera del país, según aseguran sus trabajadores.

En la demanda, el sindicato denuncia una vinculación mercantil fraudulenta con los empleados. En otros puntos de España, Trabajo ha dictaminado en diversas resoluciones que las plataformas de reparto a domicilio Glovo y Deliveroo encubren una relación laboral de empleador y asalariado con sus riders.

Glovo y Deliveroo no están pensadas para contratar gente. No son empresas que presten el servicio sino que ponen en contacto al usuario final con un repartido. Deliveroo nace en el Reino Unido como una empresa que usa chavales a tiempo parcial que se quieren sacar unas pelas después del instituto o en los huecos de la Universidad. Y así son la mayoría de los "riders" en Inglaterra. Sin embargo en España la gente se toma a esas empresas como un empleo a tiempo completo, lo cual es entendible teniendo en cuenta que aquí la cuota de autónomos es de 270 euros al mes mientras que en el Reino unido es de 12 libras al mes. Lo ideal sería eliminar la cuota de autónomos y cobrar en proporción a los ingresos, pero nadie está por la labor en este país.

Falsos autónomos, verdaderos esclavos