sábado, 20 de febrero de 2016

Los efectos de la deslocalización.

Hemos tenido el placer de contar con Josep Burgaya, profesor de economía en la Universidad de Vic, y autor del libro "La economía del absurdo", este jueves pasado entre nosotros para hablarnos de los efectos de la deslocalización.

Tertulia en el bar SCQ
"Vivimos en un mundo globalizado para las finanzas, pero no para la libertad de las personas, ni para mejorar los derechos laborales..."
"Las empresas se instalan allí donde las condiciones laborales son terribles... aquí generan paro y allá explotación, contaminación.... No pagan impuestos"
"Comprar más barato implica perder el trabajo. Cada empleado que contratan este tipo de empresas de bajo coste se pierden tres".
"Las multinacionales que venden a precios bajisimos dejan zonas de comercios cerrados".
"Paro y exolotación: dos caras de la misma moneda"
"¿A costa de qué obtienen los beneficios Iditex, Apple, Walmart, Nike......?
"La forma de producción de Inditex  es modelo para otras. Tiene cosas interesantes, pero no se puede admitir la mano de obra infantil, la mano de obra escalva"

El diálogo, muy interesante.
Ante una exposición tan clara y bien fundamentada donde se ve tanta injusticia e inmoralidad no cabe otra alternativa de que surjan preguntas e interrogantes como: ¿Qué podemos hacer?
"Tenemos que poner en orden nuestras prioridades también como consumidores"
"No nos equivoquemos, el propio sistema capitalista va regulandolo todo para que parezca que hay recuperaciones pero ellos siguen ganando dinero siempre"
"Ante este sistema asesino, ante esta realidad globalizada cabe la respuesta, es necesaria la respuesta, pero no sólo una respuesta de cambio de conciencia individual sino la respuesta colectiva.
SE DEBE INTERVENIR A NIVEL POLÍTICO".

Gracias a todos por venir y en especial gracias a Josep por su labor divulgativa en favor de los parados y explotados, por una economía al servicio de las personas y no al revés.


1 comentario:

Anónimo dijo...

tus putos muertos

Publicar un comentario en la entrada