viernes, 11 de septiembre de 2015

Acabando con la esclavitud infantil en el mundo. Ehsan Ullah Khan



Hace veinte años fue asesinado un niño paquistaní mientras montaba en bicicleta con sus primos. Ehsan Ullah Khan, el hombre que lo libró de la esclavitud, defiende que el disparo fue ordenado por la mafia de la tapicería, sector en el que la víctima, Iqbal Masih, fue esclavizada desde los cuatro hasta los diez años y del que el BLLF (Frente de Liberación del Trabajo Forzado) lo liberó.
Este salvaje asesinato no hizo más que dar eco al trabajo que se venía haciendo para denunciar la sangrante realidad de millones de niños en todo el mundo, que no pueden ir a la escuela por resultar rentables como trabajadores.
Como consecuencia de dicha propaganda el gobierno condenó al fundador del BLLF, Ehsan Ullah Khan y éste tuvo que exiliarse en Suecia, donde vive hoy en día sin poder volver a su país, pese a que los cargos que se le atribuían -alta traición- han sido retirados. Los militares se apropiaron de las oficinas y todo el patrimonio que la organización poseía y desmantelaron las más de 250 escuelas que tenían en funcionamiento.
Sin embargo, este ataque no supuso una disminución de la actividad, muy al contrario, Ehsan puso en marcha el Frente de Liberación del Trabajo Forzado Global y, con no pocas dificultades, sigue hoy al pie del cañón.
“Iqbal Masih fue un mártir, pero el hombre que tengo a mi lado es un mártir en vida. Nadie ha sufrido como lo ha hecho él por los derechos de los niños”. Fueron las palabras del laureado Nobel de la Paz 2014 Kailash Satyarthi refiriéndose a Ullah Khan. “Ehsan es la única persona que ha sufrido el exilio forzoso por combatir la esclavitud infantil. Lo ha sacrificado todo por la causa: su familia, su profesión, sus amigos, la red de escuelas que tenía por todo Pakistán. Ha estado 12 veces en la cárcel y ha sido torturado en varias ocasiones, perdiendo audición por ello. Ha sido condenado a pena de muerte por denunciar que en su país había niños esclavizados por empresas extranjeras”.
Los mismos que basan sus beneficios en la explotación de los pobres difaman a quienes tratan por todos los medios de frenar este abuso. Según escribió INDITEX en una carta en respuesta a quién cuestionaba sus métodos de producción, Ehsan tiene ”una trayectoria en la que es difícil encontrar alguna actuación efectiva en relación con el problema que dice combatir, y que con cierto espíritu crítico podría ser calificada como falaz”. Esto está escrito en una carta en la que se entiende que Ullah Khan no es una voz autorizada sobre el tema de la esclavitud infantil. Estas graves acusaciones son difíciles de comprender teniendo en cuenta las declaraciones del sí acreditado Kailash Satyarthi, quien en su página web: lo cita como “el pionero en esta lucha, que ha pasado a ser ya, más que un amigo, como de la familia”. Algo no cuadra.
Es cierto que medios españoles han publicado titulares sensacionalistas que no se corresponden con las declaraciones que hizo Ehsan, y por ello, él ya ha pedido rectificación a dichos medios.
Pero es igual de cierto, que ya en 1967, siendo aún estudiante, comenzó a organizar a los trabajadores de  los hornos de ladrillos para que se rebelasen contra el yugo de la esclavitud. Que en 1987 se movilizó para apoyar el levantamiento de unos trabajadores y presentar el caso ante la Corte Suprema, consiguiendo que en 1988 se aprobase una ley declarando ilegal el peshgi -deudas que se pagaban con esclavitud. Que fue el BLLF quien liberó a Iqbal de la esclavitud, así como a más de 40.000 niños en Pakistán. Que fueron las presiones de Khan y su movimiento quienes condujeron a que en 1992 la Suprema Corte declarase el sistema de trabajos forzados ilegal. Que Ehsan,  se centró en el tema de los niños una vez que la esclavitud fue ilegalizada en su país, veinte años después de que comenzase su tarea abolicionista.
Es justo reconocer que Ehsan ha participado en grupos de trabajo de las Naciones Unidas contra el trabajo infantil. Ha sido ponente en multitud de Congresos, mentado en libros, entrevistado por decenas de medios de comunicación, convocado para realizar una película sobre la vida de Iqbal, impulsor de campañas y quien propuso a Iqbal para el reconocimiento internacional que se le hizo en Boston.
Igual de evidente es que no ha buscado su propio protagonismo. Siempre ha tratado que fuese a  las víctimas a quienes se reconociese, que fuesen los niños esclavizados quienes obtuviesen su recompensa, y así no es fácil encontrar su nombre en muchos sitios en los que ha estado.
Impresiona conocerlo. Impresiona su sensibilidad, su preocupación por todo lo que le rodea, sus ansias de seguir conociendo, de entender las distintas culturas, su trabajo incansable. Cuando llegó a España invitado por el Partido SAIn (Solidaridad y Autogestión Internacionalista) y se le preguntó si le gustaría conocer algo en particular, el pidió dos cosas: asistir a una misa católica y tener un encuentro con los máximos responsables de la empresa explotadora ZARA.
Escuchar y luchar. Estar atento al mundo, para responder como se requiere. Se levanta temprano cada día para leer varios periódicos de distintos países en busca de la actualidad. No dice que no a una entrevista, a un encuentro.
He listens and struggles, pays attention to the world to respond as it is required. He gets up early every day to read newspapers from different countries to learn about current news. He never says no to a meeting or an interview.
Ehsan Ullah Khan ha elegido una vida de pobreza, no ha buscado acumular bienes ni reconocimiento, y en esa opción ha reunido miles de amigos. Las familias de aquellos a los que ha liberado y las de todos a los que ha animado a llevar una vida de honestidad, de búsqueda de la verdad, que es para lo que él entiende que sirve el periodismo.
Referencias:
https://books.google.es/books?id=abu95a6OAccC&pg=PA36&lpg=PA36&dq=United+Nations+against+child+labour+ehsan+ullah+khan&source=bl&ots=g3zUQdoBsG&sig=z6fMOY2pzlqIi6tdcQL068L7rIM&hl=es&sa=X&ved=0CCQQ6AEwAGoVChMIl7SKrtSCxwIVzL8UCh0Wyw3Q#v=onepage&q=United%2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada