martes, 2 de diciembre de 2014

¡Prostitución=esclavitud!.

Este grito y denuncia lleva mucho tiempo en las paredes de España.
Esto recogimos al pasar por el prostíbulo, de Tordesillas a  Valladolid (altura de Simancas)
Todo el que pasa por la autovía puede ver lo que allí ocurre. Y en A Escravitude, y en la carretera nacional Santiago A Coruña... y en tantos y tantos lugares....
Es algo asumido por las autoridades y ahora los beneficios de la prostitución servirán para pagar pensiones y demás temas dado que, junto con los de las armas y las drogas computan ya en el PIB.
Cuando aparece un caso tan dramático como el del prostíbulo de A Escravitude hasta los medios de comunicación se hacen eco, ¡pero si ellos también se benefician de la prostitución, incluso de menores!¿ Cuántos no tienen publicidad que anuncia incluso "jovencitas..."?
Mucho es el cinismo, mucho el negocio. No es suficiente con condenar hoy a un proxeneta, mañana al dueño de un prostíbulo... Mientras, todos los días, se está violando a las mujeres, menores muchas de ellas.
Sin ir más lejos el 23 de julio de este año nos hicimos eco de una artículo que habla sobre el modelo de Suecia. Lo que ocurre es que no hay voluntad política de dar respuesta a este drama.
También los ciudadanos tenemos responsabilidad, unos muchos porque utilizan a las mujeres como mercancía, otros muchos porque pasamos por delante de los burdeles y tal vez ni los vemos, o miramos para otro lado... y si allí estuviera nuestra hermana, nuestra hija, nuestra madre.... ¿también pasaríamos de largo?
Denunciemos la prostitución, denunciemos que para que unos ganemos más, para que "mejore la economía española" hayan legalizado el negocio del armamento, de las drogas y la prostitución.
¡Solidaridad, por principio!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada