martes, 18 de febrero de 2014

Extracto de la entrevista a Jorge A. Quindimil López

Jorge A. Quindimil López, profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad de A Coruña especializado en seguridad en las fronteras marítimas, explica a eldiario.es hasta qué punto se sotienen los argumentos de Interior. El experto afirma que el deber de auxilio prima sobre la soberanía de las aguas. Asegura que la Guardia Civil podría haber entrado en zona marroquí a intentar salvarlos.
Jorge A. Quindimil López, profesor de Derecho Internacional Público especializado en seguridad en las fronteras marítimas./Imagen cedida.

Jorge A. Quindimil López, profesor de Derecho Internacional Público especializado en seguridad en las fronteras marítimas./Imagen cedida.

 
Pero no lo hizo. Eso sí, de ser cierta la versión oficial y todas las muertes hubiesen tenido lugar en zona marroquí, el instituto armado podría no haber incurrido en un delito de omisión de socorro. Pero, según reconoce, "el uso de material antidisturbios -confirmado por Interior- podría haber provocado algunas de estas muertes aunque fuese de forma indirecta, por el simple hecho de obligar a estas personas, que estarían agotadas, a regresar a nado a la orilla marroquí".
Sobre la llegada de 23 inmigrantes a la playa ceutí de El Tarajal y su posterior devolución al país vecino, es contundente: "Todas y cada una de ellas fueron ilegales". No le convence la excusa del ministro que apela a una "interpretación de la Ley de Extranjería" aplicada desde 2005 por la cual, por motivos humanitarios, una cadena humana formada por los agentes en la orilla sustituiría la línea fronteriza real. " La ley de Extranjería no contempla mover una frontera", sentencia. El profesor confiesa su impresión personal: " Es evidente que un país no empieza en el cordón policial. Estoforma parte de una estrategia de comunicación".

P: ¿España podría haber acudido a auxiliar a estas personas o activar los protocolos de Salvamento aunque no se lo haya pedido Marruecos?
R: Una de las primeras obligaciones que existen en derecho del mar, y digo primera porque es centenaria, es la asistencia a personas que pueden estar en peligro en el mar. En ocasiones, es verdad que la división fronteriza ha complicado su cumplimiento. Es evidente que la Guardia Civil, aunque no se lo hubiese pedido Marruecos, habría podido y habría debido intervenir y socorrer a estas personas, siempre y cuando no supusiese un riesgo para los agentes. En este caso no era así.
Y, luego, podría resolver cualquier problema diplomático con Marruecos si surgiese. Además, en este caso concreto existe una cooperación con Marruecos por la cual se meten en unas y otras aguas. Unos y otros.
Si los agentes vieron a las personas que estaban en el mar en apuros, deberían haberles auxiliado. Por mucho que Marruecos no se lo hubiese pedido, hay principios esenciales humanidad que aprobarían esta actuación. Estamos hablando de una distancia de unos metros, deberían haberlo hecho. Son cuestiones humanitarias básicas de derecho internacional.



Jorge Fernández Díaz:
Se pudo observar cómo en muchas ocasiones los artilugios que estaban utilizando como flotadores y chalecos salvavidas se desprendían del cuerpo de estas personas, o no les proporcionaba la suficiente flotabilidad. A algunos de esos inmigrantes que llevaban chalecos o flotadores se les acercaban otros que, como consecuencia del pánico al agua que se produjo en aquel momento, se aferraban a ellos haciendo que, al no poder proseguir su marcha, tuvieran que regresar a la orilla.
[Mientras esto se producía, la Guardia Civil dispara pelotas de goma hacia el agua: "Con el fin de frenar su avance se lanzaron los medios -antidisturbios- para delimitar la traza fronteriza en el mar"]
 
Fte: www.eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada