viernes, 20 de noviembre de 2015

Compartimos esta vida laboral...

Un guión para película de terror. Hombre de unos 45 años, informático, cualificado, pierde su empleo. Después de bastante tiempo de búsqueda, complicada por su edad, consigue un empleo. Es de categoría más baja pero le da igual, la cosa no está para ponerse exquisito, que diría alguno. Su jefe un niñato impertinente de unos veintiocho años decide hacerle la vida imposible. Demonio cuando están a solas y ángel delante de los superiores.
El nivel de estrés se convierte en inso...portable de tal manera que, después de armarse de valor intenta arreglarlo con lo jefes a pesar de no llevar ni dos meses en la empresa. No consigue nada.
Un día camino del trabajo, el agobio y la falta de sueño lo sacan de la carretera. Su coche siniestro total y él al hospital con lesiones varias, alguna que le dejará secuelas de por vida.
Preocupado por su trabajo, intenta reincorporarse en tanto sus huesos se lo permitan, pero un burofax se interpone en el camino: no ha superado el período de prueba y es despedido.
Sin coche y con lesiones como resultado de dos meses de trabajo. Empresas de carne, creo que las llaman.
Me encantaría decir que es una película de ficción, pero es la cruda realidad que nos rodea.



¡¡¡NO MÁS EXPLOTACIÓN!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada